La lima no se puede acabar nunca…

La frase es de Domingo Perucha y , pese a estar siempre en las fronteras de las tecnologías de fabricación, coincidimos plenamente con él. La lima junto a otras herramientas clásicas, deben estar siempre en cualquier taller que se precie.


En estos momentos de zozobra económica, Domingo necesita ayuda para mantener su club ciclista. El colectivo Dentera ha iniciado una campaña de visualización, a través de un documental,  y un crowdfunding en Goteo para ayudar al Club Cilcista Perucha. Los invitamos a colaborar con la iniciativa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *